Abril 15,2020-AYUDATE Y AYUDARAS.

Desde la serenidad de nuestra casa, nuestro refugio, nuestra protección es muy fácil arremeter contra todos y quejarnos por lo que no hacen o dejan de hacer en el mundo; pero nosotros somos parte del mundo… que estamos haciendo?
Es muy fácil levantar el dedo acusador y señalar, mas recuerda que cuando uno de tus dedos señala a los otros , tres de ellos te están señalando a ti.
Estamos todos viviendo un periodo especial, nadie esta exento de padecer una alteración en su salud, ni el que se cree tener todo el poder y sabiduría, ni el que tiene que trabajar de sol a sol para lograr el sustento de su familia, el que arriesga su vida para salvar a otros, el que no se puede aislar, porque esta haciendo cosas para defendernos y protegernos.
Es muy fácil y sencillo quejarse. Tomemos en consideración esa actitud y comencemos a revertirla, comencemos a ser mas tolerantes, mas abiertos, mas comprensivos, menos acusadores y mas productivos, sobre todo muy respetuosos de lo que hay que cumplir, aprendamos a esperar, a tener paciencia en la seguridad y fortaleza de nuestra fuerza divina que nos protege
Por lo tanto, no nos quedemos sentados quejándonos o consumiendo lo negativo de esta situación, movámonos, hagamos de nuestras vidas y la vida de quienes amamos y respetamos, sea bendecida con amor, fortaleza física y emocional.
Si no podemos ayudar en la medida que nos gustaría, por lo menos ayudémonos a nosotros mismos y a nuestros seres mas cercanos, permitiéndoles y permitiéndonos poner ese granito de arena de serenidad y contención en la situación que estamos viviendo. 
Hay cosas que no están saliendo bien, hay fallos, errores en la ejecución de muchas cosas… pero quien sabia manejar una situación así antes? 
Ayudemos con nuestras actitud y pensamientos positivos, con la comprensión y el auxilio a quienes están pasando momentos difíciles, uniéndonos a ellos con respeto, con cariño y no solo criticas, pues eso simplemente es echar más leña al fuego. Pero los datos sorprendentes son que las emisiones de CO2 han disminuido a valores de finales de la 2da Guerra Mundial, de ello ya hace 75 años, todo eso debido a que hemos parado y hemos dejado de dañar al mundo, somos nosotros los que estamos pasando momentos muy duros y son realmente graves las consecuencias; pero aquí esta el nuevo sentido de todo esto, alegrémonos pues ahora hay especies, animales, arboles, ríos, océanos, que agradecen todo esto, pues ellos después de tantos años de sufrimiento y casi extinción en muchos aspectos, están volviendo a disfrutar de la vida como se merecen. Ese es el primer acto de humildad que debemos tener, respeto y confraternidad, en este nuevo proceso y actitud de vida que vamos a enfrentar a partir de ahora; es fundamental que sepamos valorar cada cosa y mantenerla lo más pura y lo más sana posible. Sino no habremos aprendido nada y el Universo nos lo volverá a enviar, una y otra vez hasta que aprendamos. CIRO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *