Enero 20, 2020

SI CAMBIAS, EVOLUCIONAS.
No puedes esperar crecer espiritualmente a menos de que estés dispuesto a cambiar.
Esos cambios pueden ser pequeños al principio, pero a medida que te adentres cada vez más en lo nuevo, serán más contundentes y vitales. 
A veces se necesita una completa sacudida para producir una nueva forma de vida. 
Debes estar atento, observador a cada situación que vivas, a cada manifestación en tu cuerpo, en tu vida diaria, son señales hacia donde debes dirigirte o bien el rumbo que debes cambiar. 
Es sorprendente lo pronto que se puede acostumbrar al cambio, siempre que se tengas la valentía y la convicción de que los cambios tienen lugar para dar paso a lo mejor.
Siempre todo, absolutamente todo es aprendizaje.  
Intenta una y otra vez alcanzar lo aparentemente imposible. Continúa creciendo en sabiduría y comprensión, en ningún momento te conformes con permanecer estático.  
Siempre hay algo nuevo y maravilloso que descubrir en este proceso llamado vida, por eso expande tu conciencia y tu imaginación para darle cabida. 
Aprende a desprenderte de aquello que te perturba, reemplázalo con lo mas puro que existe, el amor hacia ti y hacia los demás.
Mantente abierto y receptivo para no perderte nada.
Pues te sorprenderás, al reconocer el cambio, a través de personas o situaciones de las cuales nunca nada supiste.
Ciro 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *